El Impuesto de Género ¿Una actividad excluyente del marketing?

5 agosto, 2019 MaxCreativo Digital

El Impuesto de Género ¿Una actividad excluyente del marketing?

impuesto-rosa

Desde que la mujer se ha ido incorporando al mundo laboral, tanto su contribución como valoración en distintas áreas de trabajo han ido en incremento y actualmente representan más del 40% de la fuerza laboral global. Sin embargo la disparidad de género siempre las ha afectado y aun existen muchas partes del mundo donde ellas se encuentran sujetas a condiciones laborales precarias o con una gran brecha salarial con respecto a sus contrapartes masculinas.

Según el informe mundial sobre salarios 2018-2019 de la organización internacional del trabajo, las mujeres ganan en términos generales un 20% menos que los hombres. A pesar que parte de esta desigualdad se debe a distintos factores como nivel de estudios, calificaciones o experiencia laboral, también se presentan situaciones donde la mujer gana menos aun estando en iguales condiciones que el hombre.

Esta desigualdad económica también se ve reflejada al momento de adquirir un producto o  servicio, porque aunque las mujeres ganan menos, estudios han determinado que también gastan más, y de esto se aprovechan algunas marcas para adjudicar un valor distinto a sus productos únicamente porque el consumidor es del género femenino. Este fenómeno también es conocido como “Impuesto rosa” o “pink tax”.

La desigualdad de precios según el género se viene presentado desde hace mucho tiempo, muchos países han adquirido políticas que sancionan a las marcas que incurran en esta táctica de ventas, sin embargo, en los países latinos aún se aprecia este fenómeno. Un estudio hecho por la consultora Focus Market para la Confederación Argentina De La Mediana Empresa (CAME) en Argentina demostró que las mujeres deben pagar casi un 14% más por los productos para ellas y que también ganan un 35% menos que los varones.

Un desodorante, un perfume o un shampoo son tan solo parte de los artículos que aumentan su costo si en su diseño está incluida la frase “Para mujeres” o “For woman” demostrado según estudios que estos pueden tener exactamente los mismos ingredientes y costos de producción, pero el simple hecho que estén dirigidos a féminas les incrementa notoriamente el costo sin razón aparente.

Y es que el impuesto no solo es aplicado a los adultos, la economía de género también se ha enfocado en los más pequeños, puesto que los juguetes para las niñas también son más costosos que los de niños.

A pesar de que nos encontramos en una actualidad donde las redes sociales y el marketing tienen más auge que nunca, también nos vemos envueltos en campañas discriminatorias que muchas veces pasan desapercibidas para el público en general con el fin de obtener mayores ganancias de algunos productos o servicios. A pesar de ello vivimos en la era de la información y con ello muchas naciones y estados han tomado cartas en el asunto para impedir que las grandes empresas se aprovechen aplicando la desigualdad de género y deje de ser una habitual practica dentro de un tipo de marketing que no parece ser incluyente.

, ,