Marketing Sensorial, para calar en la mente del consumidor.

18 junio, 2019 MaxCreativo Digital

Marketing Sensorial, para calar en la mente del consumidor.

marketing-sensaciones

Vista, olfato, gusto, tacto y oído. Son cinco los sentidos que en condiciones normales nos acompañan cada día de nuestras vidas, con ellos nos es más fácil aprovechar los placeres de la vida: un viaje a un destino paradisiaco, el olor a un buen perfume, disfrutar un buen plato, sentir un caluroso abrazo o transportarte a algún momento mediante una melodía.

Son tan poderosos los sentidos que era inconcebible no incluirlos dentro de las estrategias de marketing dando paso así a lo que hoy conocemos como Marketing Sensorial.

Hace bastante tiempo que las marcas se dieron cuenta que los sentidos eran capaces de relacionarse con una marca, producto o servicio, así que había que apelar a estos como una de las tantas maneras de perdurar en la mente del consumidor.

La vista: el preferido.

Si, para muchos tanto en el ámbito del marketing como en el personal la vista suele ser uno de los sentidos que las personas consideran como el más preciado.

Quizá sea el más común dentro de la publicidad y el mercadeo pues todo se acostumbra a hacerse mediante imágenes, colores, gráficos, tipografías y videos.

Realmente para este sentido no hay mucho que explicar desde tiempos remotos las marcas se han apoyado en los recursos gráficos para por medio de la vista publicitar.

Olfato: recuerdos.

“Ese olor me recuerda a mi madre”, “Ese aroma me transporta a la casa de mi abuela”-

Son frases que al menos una vez hemos podido decir o escuchar y no hay nada más cierto que ello, el olfato tiene la capacidad innata de traer recuerdos a nuestra mente incluso aquellos arraigados desde nuestra niñez.

Un olor a libro nuevo nos transporta a una librería, un cigarrillo a un bar  y unas palomitas de maíz a las salas de cine.

Por eso las marcas que apuestan al olfato para centrarse en la mente del consumidor tratan que el olor de su producto sea 100% característico aun cuando existan millones de competidores.

Oído: emociones.

Las melodías tienen la enorme capacidad de influir directamente sobre nuestro estado de ánimo, cuando estamos tristes difícilmente escucharemos rock o cuando estamos felices no se nos ocurre escuchar una ópera.

Las canciones o ritmos son asociados directamente a las marcas y si sucede con éxito puede incluso traspasar la frontera del tiempo.

Aquellas publicidades de marcas exitosas de hace 10 años aún se entonan en nuestra mente o falta que escuchemos solo unos segundos para decir esa es la canción de X marca.

Tacto: realidad.

El tocar nos da la percepción de realidad, que existe y es verdadero.

Es precisamente de lo que se encarga la publicidad apostando al tacto, aun cuando es imposible hacer uso de el con patrocinio a distancia, cuando se llevan a cabo activaciones de marca donde el consumidor puede palpar el producto, probarlo, saber que si existe y ofrece ciertamente las bondades prometidas se genera una mayor confianza entre las partes involucradas.

Gusto: asociaciones.

Si como marca sabes calar en la mente del consumidor, por medio del gusto este será capaz de identificar tu producto e incluso asociar tu firma con alguna de la competencia.

Por ejemplo, probar cualquier gaseosa y decir sabe cómo a Coca-Cola. Aun si esta probando el producto de tu competencia, este comentario genera estrés para tu contrincante y satisfacción para ti, pues si bien el sabor no es igual lo asocia es con tu marca.

Por lo que hay que apostar a sabores pioneros para reconocimientos instantáneos.

O es una novedad el Marketing de Sensaciones pero lo que si se ha vuelto tendencias es la manera en la que las marcas lo ejecutan y según los análisis cada vez son estrategias más exitosas.

, ,